el paraiso perdido

Reflexiones sobre el mundo del misterio sobre sus investigadores, el uso y abuso que de el hacen, siendo sus victimas los creyentes en los fenomenos mal llamados paranormales. Tambien de vez en cuando se podra leer reflexiones mas mundanas y tangibles pues si el misterio se rodea de magia la Vida misma es mágica y todo fuera de ella esta vacio de misterio

domingo, julio 16, 2006

Vida despues de la muerte ( segun el Satanismo)



VIDA DESPUÉS DE LA MUERTE

EL hombre es consciente que algún día morirá. Otros animales, cuando se acercan a la muerte, saben que están a punto de morir; pero no es hasta que la muerte es segura que el animal siente próxima su hora partida. Y aún entonces no sabe exactamente lo que implica morir. Se ha señalado muchas veces que los animales aceptan la muerte pasivamente, sin temor o resistencia alguna. Este es un concepto muy hermoso, pero que solo es verdadero en casos donde la muerte es inevitable.
Cuando un animal está enfermo o gravemente herido, luchará por su vida hasta la última onza de fuerza que le quede. Es esta irrevocable voluntad de vivir la que, si el hombre no estuviese tan “altamente evolucionado”, le daría el espíritu combativo que necesita para seguir con vida.
Es bastante conocido el hecho que mucha gente se muere porque se rinden y ya no les importa vivir. Esto es comprensible si la persona está enferma, sin ninguna posibilidad aparente de recuperarse. Pero muchas veces éste no el caso. El hombre se ha vuelto perezoso. Ha aprendido a tomar la salida más fácil. Incluso para muchas personas el suicidio es menos repugnante que cualquier cantidad de pecados. La culpa de todo esto la tiene la religión.
En la mayoría de las religiones, la muerte es considerada como un gran despertar espiritual –para el cual uno se prepara durante toda la vida. Este concepto es muy atractivo para alguien que no haya tenido una vida satisfactoria; pero para quien haya experimentado todos los placeres que la vida tiene para ofrecer, hay un inmenso temor a la muerte. Así es como debería ser. Éste anhelo y deseo de vivir es el que permitirá a la persona vital seguir viviendo, después de la muerte inevitable de su envoltura corporal.
La historia nos muestra que los hombres que han entregado sus vidas en pro de un ideal han sido deificados por su martirio. Los líderes políticos y religiosos han sido muy cuidadosos a la hora de trazar sus planes. Al ensalzar a los mártires ante sus semejantes como ejemplos brillantes, eliminan la reacción de sentido común de que la autodestrucción voluntaria va en contra toda lógica animal. Para el Satanista, el martirio y el heroísmo no-individualizado han de asociarse no con la integridad, sino con la estupidez. Obviamente, esto no se aplica a situaciones que impliquen la seguridad de un ser querido. Pero el dar la vida por algo tan impersonal como un asunto político religioso es ya masoquismo supremo.
La vida es la gran indulgencia, la muerte la gran abstinencia. Para una persona que esté satisfecha con su vida terrena, la vida es como una fiesta, y a nadie le gusta irse de una buena fiesta. Por la misma razón, si una persona está pasando bien aquí en la tierra, no dejará esta vida tan fácil por la promesa de una vida futura de la que no sabe nada.
Las creencias místicas orientales enseñan a los humanos a disciplinarse a sí mismos contra cualquier voluntad consciente de mejorar o sobresalir en la vida, para que puedan disolverse en una “Conciencia Cósmica Universal” –cualquier cosa con tal de evitar la saludable sensación de auto satisfacción u orgullo honesto que se siente por los logros terrenales!
Es interesante anotar que las áreas donde prosperan este tipo de creencias son aquellas donde el éxito material es difícil de obtener. Por este motivo la creencia religiosa predominante debe ser una que elogie a sus seguidores por su rechazo de los bienes materiales y el que eviten utilizar cualquier clase de títulos que de alguna importancia a los logros materiales De esta manera la gente puede ser inducida pacíficamente a que acepte lo que tiene, no importa cuan poco sea.
El Satanismo utiliza usan muchos títulos. Si no fuera por los nombres, muy pocos podríamos entender algo en la vida, y mucho menos darle algún significado a ésta –y el significado lleva al reconocimiento, que es algo que todo el mundo quiere, especialmente el místico oriental, que trata de probar a todo el mundo que puede meditar o soportar mas dolor y privaciones que cualquier otro de sus semejantes.
Las filosofías orientales predican la disolución del Yo del hombre antes de que pueda cometer algún pecado. Para el Satanista es imposible concebir un Yo que escoja voluntariamente negarse a sí mismo.
En países donde esta creencia es utilizada como un paliativo para los que se empobrecen voluntariamente, es comprensible que una filosofía que enseña la negación del Yo sea utilizada para un propósito útil –por lo menos para los que tienen el poder, para quienes seria terrible si su pueblo fuera infeliz. Pero cualquiera que tiene toda oportunidad de lograr el éxito material, el escoger esta forma de religión seria algo que en realidad parecería tonto.
El místico oriental cree firmemente en la reencarnación. Para una persona que virtualmente no tiene nada en esta vida, la posibilidad de que pudo haber sido un rey en una vida pasada o puede serlo en una futura es muy atractiva, es muy útil para llenar su necesidad de auto respeto. Si no hay nada de lo que puedan enorgullecerse en esta vida, pueden consolarse a sí mismos pensando: “bueno, ya habrá otras vidas”. Pero al creyente en la reencarnación nunca se le ha pasado por la cabeza que si su padre, abuelo, bisabuelo, etc. han desarrollado “buen karma”, por seguir las mismas creencias y la misma ética –entonces por qué está viviendo una vida de privaciones, en lugar de vivir como un maharajá?
La creencia en la reencarnación ofrece un bello mundo de fantasía en el cual una persona puede hallar una manera apropiada para expresar su Yo, a la vez que dice haber disuelto su Yo. Esto está respaldado por los papeles que escogen para sí mismos en sus vidas pasadas o futuras.
Los creyentes en la reencarnación no siempre escogen un personaje honorable. Si la persona es de naturaleza altamente conservadora o es alguien muy respetado, casi siempre escogerá un villano o gángster, satisfaciendo así su alter–ego. O bien, una mujer de status social puede elegir una prostituta o cortesana famosa, como imagen de sí misma en una vida anterior.
Si la gente fuera capaz de separarse a sí misma del estigma que trae consigo la satisfacción del Yo, no tendrían necesidad de estos juegos para engañarse a sí mismos, como la reencarnación, como una manera de satisfacer su necesidad natural de darse gusto.
El Satanista cree en la gratificación total de su Yo. De hecho, el Satanismo es la única religión que defiende la intensificación o gratificación del Yo. Solo si el Yo de una persona esta lo suficiente satisfecho puede permitirse ser amable y lisonjero con otros, sin privarse por ello de su autoestima. Generalmente pensamos que alguien jactancioso y fanfarrón es una persona con un ego muy grande; cuando en realidad, su actitud es consecuencia de una necesidad de satisfacer su ego empobrecido.
Los religiosos han mantenido a raya a sus seguidores reprimiendo sus egos. Al hacer que sus seguidores se sientan inferiores, la superioridad de su dios queda mas que asegurada. El Satanismo alienta a sus miembros a desarrollar un ego bien fuerte ya que este les da la autoestima necesaria para una existencia plena en esta vida.
Si una persona ha vivido a plenitud y ha luchado por su existencia terrena hasta el fin, es su Yo el que se negará a morir, aun después de que la carne que le sirvió de alojamiento expire. Hay que admirar a los niños por su constante entusiasmo por la vida. Un ejemplo de esto es el niño pequeño que se niega a ir a la cama cuando algo bueno esta pasando, y una vez que lo ponen a dormir, bajará por las escaleras a hurtadillas para atisbar a través de la cortina y dar un vistazo. Es esta vitalidad infantil la que permitirá al Satanista asomarse a través de la cortina de la oscuridad y la muerte y permanecer unido a la tierra.
El autosacrificio no es fomentado por la religión Satánica. Por lo tanto, a menos que la muerte llegue como una indulgencia debido a circunstancias extremas que hacen del acabar con la vida una liberación bienvenida de una existencia terrena insoportable, el suicidio es desaprobado por la religión Satánica.
Los mártires religiosos han tomado sus propias vidas, no porque la vida fuese insoportable para ellos, sino para utilizar su supremo sacrificio como una herramienta para promover una creencia religiosa. Debemos suponer entonces, que el suicidio, si se comete en pro de la iglesia, es permitido y hasta fomentado – aunque las escrituras lo llamen pecado – porque los mártires religiosos del pasado siempre han sido deificados.
Resulta bastante curioso que la única vez que el suicidio es considerado pecaminoso por otras religiones es cuando llega como indulgencia.

Antón LeVey

2 Comments:

Anonymous Draken said...

Sólo quería hacer una pequeña corrección del nombre del autor.
Se llamaba Anton Szandor LaVey, no "Antón LeVey".

24 de enero de 2014, 19:40  
Blogger Ulises Garcia said...

Excelente post. ¿sabes cuál es la fuente del texto? Saludos.

8 de agosto de 2017, 1:58  

Publicar un comentario

<< Home

Google
Free Hit Counters
Web Site Counter

MySpace-Countdowns